Carrera contra el reloj de EE.UU. y la UE para evitar un nuevo estallido de violencia en Kosovo

Posted on

Los enviados especiales para los Balcanes de la Unión Europea (UE) y de Estados Unidos tratan de conseguir una solución de última hora para conseguir aplacar a la minoría serbia de Kosovo que se niega a aceptar la exigencia de utilizar matrículas y documentos de identidad kosovares y que entra en vigor el próximo 1 de septiembre. Los representantes serbios han amenazado con abandonar las instituciones de Kosovo donde tienen representación si se les obliga a cambiar su documentación personal y la de sus vehículos. El jefe de la misión militar de la OTAN (KFOR) que se encarga del mantenimiento de la paz en Kosovo ha intentado tranquilizar a la comunidad internacional diciendo que la situación «no presenta riesgo de una nueva guerra civil, pero sí de fuertes tensiones», si no se encuentra una solución antes de primeros de mes, aunque la perspectiva de un estallido del conflicto sigue siendo una posibilidad real que serviría en este caso a los intereses de Rusia para desestabilizar a Europa Occidental.

Los representantes de los serbios ya han advertido de que «en caso de que no haya una solución de compromiso, nosotros, junto con todos nuestros compatriotas, iniciaremos el proceso de salida de todas las instituciones de Kosovo, a todos los niveles. Dejaremos las instituciones estatales y locales, luego los tribunales y la Fiscalía, así como la Policía». Así se disolverá el proceso de Bruselas, que preveía el primer conjunto de reglas para la interacción entre Serbia, que no reconoce la independencia de su antigua provincia, y las autoridades kosovares, a las que respalda Estados Unidos y casi todos los países de la UE.

Miedo a un conflicto

Estas medidas sobre las matrículas y la documentación personal debían haberse puesto en marcha el mes pasado, pero la amenaza de desencadenar un conflicto, dado que los serbios bloquearon las carreteras, hizo que se aplazase un mes. Ahora los dirigentes kosovares apelan a los ciudadanos serbios que viven en su territorio que «acepten cumplir la ley». «Espero que imágenes pasadas de barricadas y bandas de delincuentes no se repitan el 1 de septiembre y que si alguien viola la ley sea llevado ante la Justicia», dijo el primer ministro kosovar, Albin Kurti.

El representante de la UE, Miroslav Lajcak, negó haber solicitado un nuevo aplazamiento en la reunión que había mantenido con Kurti. «Hay mucha especulación, no sé nada al respecto», dijo Lajcak a los periodistas después de otra reunión con los serbios de la zona de Mitrovica, que calificó de «muy importante», aunque se entiende que cualquier decisión firme sobre el asunto ha de ser aceptada por el Gobierno serbio de Belgrado. El hecho de que el enviado especial de la UE insista que no ha pedido un nuevo aplazamiento –que sería el primer punto de partido para evitar la confrontación– podría interpretarse como el reconocimiento implícito de que los kosovares han rechazado esta propuesta.

Lajcak y el enviado especial de Estados Unidos para los Balcanes Occidentales, Gabriel Escobar, están viajando continuamente entre Pristina y Belgrado en un intento de evitar una ruptura aún mayor entre las dos entidades. Ayer se hablaba de la posibilidad de que se anunciase algún hecho nuevo en el proceso de negociaciones desde la capital serbia, pero a última hora, cuando se anunció que había terminado la reunión con el presidente serbio Aleksandar Vucic, no se había producido.

En las gestiones también participa el embajador de Estados Unidos en Kosovo, Jeffrey Hovenier, lo que confirma el especial interés de los norteamericanos en mantener la estabilidad en los Balcanes y sobre todo cerrar a toda costa la puerta para que el dictador ruso, Vladímir Putin, pueda utilizar sus relaciones especiales con Serbia para justificar la apertura de una nueva fuente de inestabilidad para la OTAN, ahora que todos los objetivos apuntan a la invasión de Ucrania.

Mediación internacional

El canciller alemán, Olaf Scholz, anunció que estaba preparando una mediación entre el presidente Vucic y el primer ministro kosovar, que ya se habían reunido sin éxito en Bruselas la semana pasada. También se ha hablado de la posible intervención directa del secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, con la idea de forzar un compromiso.

Estados Unidos y la UE trabajan con gran interés por resolver este asunto. Para Washington, que tiene en Kosovo una de sus bases militares más grandes del mundo, el objetivo es cerrar este asunto con una solución estable que le permita reducir su implicación militar. La UE comparte la primera parte de este planteamiento solo que ,en caso de que Serbia y Kosovo normalicen sus relaciones, significaría que tendría que gestionar las aspiraciones de los dos países para entrar en el club comunitario. Mientras ninguno de estos pasos llegue a producirse, los Balcanes siguen siendo un espacio donde potencias lejanas como Rusia, Turquía, China o incluso Irán, intentan ocupar el espacio y defender sus propios intereses en la zona.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Instagram Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services