Cómo camperizar tu propia furgoneta

Posted on

El sector del caravaning está en auge. Aunque no alcanzan los niveles del resto de Europa aún, las ventas de estos modelos se han disparado en los dos últimos años, suma de los efectos de Instagram y la pandemia, que ha fomentado los viajes fuera de los circuitos de hoteles. Sin embargo, el el límite superior ya solo lo marca la imaginación.

El precio medio de una furgoneta camperizada, completamente equipada, está en 31.000 euros, mientras que si se opta por una nueva, esta puede estar en torno a los 50.000 euros. El alquiler por días, en función de la temporada, parte de los 100 euros y puede llegar hasta los 180, según pone de manifiesto la empresa Alquivan.

En torno al sector de las furgonetas camperizadas y autocaravanas está surgiendo una industria cada vez más asentada. Ya sean empresas de alquiler como Roadsurfer o preparadores como Tinkervan o Furgotola, es mucho más fácil adentrarse (y salir) de este mundo que hace, por ejemplo, 30 años.

Al camperizar una furgoneta ocurre lo mismo que con las reformas en casa: se puede pagar un importe considerable y tenerla hecha por profesionales o invertir menos cantidad pero más tiempo para hacerla. En este último caso, además, se puede hacer exactamente al gusto de cada uno.

Antes de empezar

Construir una cámper es un trabajo que no debe tomarse a la ligera. En ese contenido espacio se habrá de llevar a cabo aislamiento, electricidad, fontanería, bricolaje y gas, si se pretende cocinar en el interior… todo en un vehículo que, dado que afecta a la seguridad, tiene que homologarse para poder pasar las ITV.

Por ello, es importante ser consciente de tres pilares: el presupuesto, el tiempo disponible y las capacidades propias. Existen algunos procesos que solo los pueden llevar a cabo profesionales —por ejemplo, la instalación de gas— y otros que, si no se tiene conocimiento, es más rápido que lo hagan otros, como la electricidad.

El presupuesto dependerá de lo que se quiera hacer y del espacio de la furgoneta. Si bien poner un colchón inflable en los asientos abatidos ya se puede considerar una forma viable de dormir dentro, la media está en torno a los 4.000 euros. Acudiendo a empresas, estas pueden partir de los 5.000 y llegar hasta los 10.000.

Es imprescindible contar con un presupuesto detallado minuciosamente de todo lo que se quiera llevar a cabo y lo razonable sería dejar algo de holgura, para los gastos imprevistos que puedan surgir. También es un buen momento para contactar con un ingeniero de homologación para saber cuáles son las modificaciones que es necesario declarar. Hecho esto, se puede comenzar.

La furgoneta

El primer paso para camperizar una furgoneta es siempre contar con una de ellas. En general se pueden clasificar en tres categorías, que varían por tamaño:

Derivados de turismo: Son las furgonetas más pequeñas, que se utilizan para repartos urbanos y para llevar poca carga. Un ejemplo de ello son las Citroën Berlingo, éxito de ventas en España desde su introducción a mediados de los 90. Admiten una camperización ligera y desmontable.

Furgonetas: La opción más versátil por espacio y precio, en ellas es raro poder ponerse de pie en el interior, pero cuentan con una capacidad sorprendente de capacidad para poder instalar una cama y estructuras para el habitáculo. Un ejemplo son las Opel Vivaro o Toyota Proace.

Furgones: Los modelos más grandes, en los que se puede estar de pie dentro y configurarlos en su totalidad, con espacio para camas, motos, cocina y hasta baño. Ejemplos de estos furgones son los Fiat Ducato o Mercedes Sprinter.

Todos estos se pueden encontrar en el mercado de segunda mano, pero hay que tener ciertas consideraciones. En primer lugar, el uso que se le dio antes de ponerse a la venta. Si era reparto urbano, el embrague estará más resentido, mientras que si se trataba de una furgoneta de reparto, las suspensiones habrán sufrido.

Es recomendable que tengan techo alto y suelo plano, para maximizar el espacio interior, así como conocer el peso máximo que puede soportar el vehículo, porque el carné B solo permite llevar un vehículo de hasta 3.500 kilos.

La transformación

El primer paso para camperizar una furgoneta es revestirla de aislamiento, que puede ser lana de roca o foam autoadhesivo. Si su uso fue para el transporte de mercancías, es posible que este paso ya lo hubiera llevado a cabo el propietario anterior.

Luego ya queda saber qué clase de mobiliario incluir. Camas, literas, armarios, despensas… todo depende de cuánto se quiera equipar y cuánto peso se quiera portar en el interior. Hay que elegir tableros finos y resistentes, especialmente en lo que respecta a la zona de descanso.

Una vez esté hecha la obra, el paso final es homologarla por un ingeniero para que queden reflejados en la ficha técnica y pueda pasar la inspección técnica. Finalmente, no hay que olvidarse del seguro, que con una camperizada conviene añadir coberturas de robo, incendio y daños propios, debido a su elevado coste. También , a ser posible, que el seguro obligatorio tenga una buena asistencia en viaje.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Tiktok Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.