El FBI buscaba, entre otros, documentos sobre armas nucleares en el registro a Trump

Posted on

Los agentes del FBI que ejecutaron una orden de registro en la residencia de Donald Trump en Florida buscaban, entre otros materiales, documentos relativos a armas nucleares.

Así lo ha asegurado ‘The Washington Post’, que cita en su información a «fuentes conocedoras de la investigación». Estas fuentes, sin embargo, no ofrecieron ningún detalle más sobre esos documentos, su contenido, si se trataba de armas nucleares de EE.UU. o de otro país o qué tipo de información incluían que podría afectar a la seguridad nacional.

Tampoco explicaron si se encontraron o no esos documentos. Y el propio Trump, muy activo durante todo el día en la cuenta de su red social, Truth Social, no hizo ningún comentario sobre la información.

La revelación ocurría algunas horas después de que el fiscal general de EE.UU., Merrick Garland, compareciera por sorpresa ante los medios para hacer una declaración en la que reconocía que dio el visto bueno a la petición de autorización judicial para el registro y en la que anunció que el Departamento de Justicia había solicitado que esa autorización se haga pública. Trump, que podía haber publicado ese documento, ha optado de momento por no hacerlo. En un comunicado publicado ya en la madrugada del viernes, el expresidente aseguraba que no se opone a la publicación: «Voy un paso más allá y animo a su publicación inmediata», escribió, aunque no dio el paso de hacerlo por sí mismo. Sus abogados recibieron una copia de la orden de registro cuando este se efectuó el pasado lunes.

El fiscal general, que hasta entonces había guardado silencio absoluto, no dio información sobre las grandes cuestiones que rodean al caso: por qué se solicitó el registro -autorizado por un juez federal tras la presentación de indicios creíbles de comisión de un delito- y qué encontraron los agentes en Mar-a-Lago, la mansión de Trump.

«La normativa federal, las normas del Departamento y nuestras obligaciones éticas me impiden ofrecer más detalles sobre la justificación del registro en este momento», dijo.

Garland ha estado en el disparadero desde que el pasado lunes Trump reconoció que Mar-a-Lago, su club privado y residencia en Palm Beach, habían sido sometidos a un registro. El expresidente y sus aliados políticos y mediáticos han acusado al fiscal general, elegido por Joe Biden, de «persecución política» y de «politización» de la justicia.

Los republicanos han exigido explicaciones, comparecencias en el Congreso del fiscal general y hasta le han conminado a que dimita. La petición interpuesta ahora por el Departamento de Justicia no parece que vaya a acallar el escándalo político: afecta a la autorización judicial, dos documentos adjuntos con el inventario afectado y el recibo del propietario. Pero no incluye el afidávit que los investigadores presentaron ante el juez para obtener la orden de registro y que explica cuál era el objeto de la búsqueda y qué pruebas tenían hasta el momento para justificarla. Sin ese documento, buena parte de la investigación seguirá bajo secreto judicial. Y, también por ello, la sospecha de «politización» sobre el Departamento de Justicia no se disiparán, ya que no se podrá conocer, al menos de manera inmediata, el fono de las razones para el registro de un expresidente.

En su comparecencia, Garland defendió que el Departamento de Justicia no se toma decisiones como la de solicitar un registro a la residencia de un expresidente -la primera vez que ocurre en la historia de EE.UU.- «a la ligera» y que, siempre que es posible, se trata de evitar un registro con otros métodos «menos intensivos».

Que hubiera material de alta sensibilidad, como apunta la información del diario de la capital estadounidense, podría explicar las razones de un registro por sorpresa. Pero también abre preguntas de cuándo se supo que Trump podía tener esos documentos y por qué no se actuó antes. El expresidente y los Archivos Nacionales llevan enzarzados desde hace más de un año por las cajas con documentos que se llevó al abandonar la Casa Blanca en enero de 2021. A comienzos de este año, ya devolvió quince cajas, y los Archivos Nacionales -donde según la ley estadounidense deben ir todos los documentos relacionados con el ejercicio de la presidencia- acabaron por derivar su petición al Departamento de Justicia. En junio los investigadores ya visitaron Mar-a-Lago en busca de documentos y después se mandó un requerimiento a Trump porque creían que faltaban materiales.

En el registro de este lunes, los agentes del FBI se llevaron doce cajas con documentos. Pero su contenido exacto y su importancia siguen sin conocerse.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Instagram Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services