«Quiero sentirme mal, necesito estar cabreado y triste»

Posted on

«Me jode ser tan malo. Sé que mi condición física es increíble, que estoy bien, pero en cuanto le prendo fuego al cuerpo se me van los saltos para todos los lados menos para donde tengo que ir». Es Eusebio Cáceres en la zona mixta del Olympiastadion de Múnich, solo unos minutos después de acabar cuarto en la final de salto de longitud. Su declaración a la web ‘Soy Corredor’ causa impacto, pues muestra a un atleta hundido, al borde de las lágrimas, después de rozar una vez más, y ya son unas cuantas, una medalla internacional que se le viene escurriendo de los dedos durante la última década. Fue cuarto en el Mundial de Moscú 2013, siendo aún sub-23 y habiendo realizado una marca de 8.37, que aún es su tope personal. Repitió posición en el Europeo de Zúrich 2014, también en el Europeo indoor de Glasgow 2019. Y cómo olvidar su cuarto puesto en los Juegos de Tokio 2020. Medallas de chocolate para dar y tomar. Todo oportunidades perdidas, siempre rozándolo, siempre negándosele. De ahí esa autocrítica salvaje en las entrañas del estadio olímpico que, pese a lo que pudiera pensarse, no fue un calentón. «Sigo en las mismas», afirma a ABC el saltador de Onil, 31 años, ya en España y pasadas 48 horas de la decepción. «Este cabreo me va a durar un poco más de lo normal. Esta vez me ha dolido especialmente. Ya no es el hecho de haber quedado cuarto, no es algo que me preocupe tanto la posición como el hecho de que esta vez no tenía ninguna excusa para rendir. Me sentía fuerte y, sin embargo, en el momento de saltar parecía que estaba sin armas. Sé que estas cosas ocurren, pero ahora mismo quiero sentirme mal, estar cabreado. No se pareció en nada a la competición que había trabajado ni que quería hacer».

A Cáceres le recuerdan habitualmente esa relación maldita con las cuartas posiciones, pero nunca había reaccionado como ahora. Ni siquiera en Tokio, donde se quedó a escasos tres centímetros del bronce olímpico. Siempre admitió la superioridad de sus rivales. «Me ganaron y fueron mejores que yo, no hay excusas», decía el alicantino a este mismo periódico poco antes del Mundial de Oregón, donde fue séptimo. La diferencia con esta vez es que ahora no veía esa superioridad. «Otras veces enseguida estaba pensando ya en lo siguiente, tenía motivación para seguir. Pero ahora mismo no quiero pensar en objetivos a corto plazo. Sé lo que viene, sé que es importante y que tengo que estar, pero no quiero sentirme con ganas de nada», explica cuando se le pregunta por el futuro.

De la frustración de Cáceres trasluce su amarga relación con las lesiones. El de Onil las ha tenido de todos los colores y han supuesto un lastre decisivo para su carrera. «Cuando empecé con los problemas físicos literalmente me olvidé de saltar, no me acordaba», asegura. «Siempre he creído que era capaz de hacer mucho, más incluso de lo que la gente se imagina o cree que puedo hacer, y no solo por mis resultados en el pasado. Pero me está costando mucho recuperar la batida después de las lesiones. No soy capaz de simular lo que hacía antes. Y si lo consiguiera, si lograra unir esa facilidad para saltar del pasado con el físico de ahora estaríamos hablando de otra cosa. Pero no soy capaz…». Esa imposibilidad es la que sintió en Múnich. «Todo el año he estado muy bien, soy capaz de hacer saltos regulares sobre 7,90 o incluso ocho metros con relativa facilidad. Pero a la hora de buscar un salto más grande, donde pueda poner todo mi físico, no soy capaz. En ningún momento del año lo he sido».

Cáceres piensa tomarse ahora un largo descanso. «Necesito tener esta sensación de tristeza, no la puedo disimular. Ahora tengo que empezar de cero». Pero que nadie piense que el alicantino anda meditando decisiones tremendas, no. Su regreso es cuestión de tiempo. «Sé que dentro de un tiempo volveré a estar otra vez motivado y pensando en el futuro». Hay Eusebio Cáceres para rato. Y debe haberlo, porque el atletismo le sigue debiendo una medalla.



Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Tiktok Verification for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.